Las 100 mejores películas del cine español

Plácido

¿ Cuáles son las 100 mejores películas del cine español ? Pregunta muy difícil de contestar, porque las que para unos son, no lo son para otros.

Sin embargo, nos hacemos esta pregunta porque para los estudiantes de cine de la escuela y todo aquél que desea estudiar cine es muy interesante conocer lo mejor de nuestra filmografía a lo largo de los tiempos, así como los directores más sobresalientes de la misma.

Ante la dificultad de elaborar un listado propio y decidirnos por una selección de películas hemos recurrido a buscar en internet donde hemos encontrado la lista que ha hecho José Martín en El Antepenúltimo Mohicano que nos parece bastante acertada y completa.

Teniendo en cuenta que el listado es de hace un par de años ¿ Incluirías alguna película de estos últimos años entre las 100 mejores del cine español de siempre ?

El visionado y estudio de todas estas películas es un buen aperitivo y complemento a los estudios de cine o audiovisuales en una escuela, así que si estás pensando acceder a una escuela de cinematografía o universidad de comunicación audiovisual te recomendamos dediques algo de tiempo este verano para ver el mayor número posible de ellas.

Sin más, insertamos sólo parte del artículo, para ver lista completa tendrás que ir a este enlace.

Partiendo de la base de que es una tarea prácticamente imposible la de condensar la historia de toda la cinematografía de un país en una lista de tan solo 100 películas, EAM se moja con una selección en la que, si bien se seguirán sintiendo muchas ausencias –ni están todas las que son ni son todas las que están, claro está–, al menos hemos intentado seleccionar un buen puñado de joyas de las más variadas épocas y géneros, que han dejado su huella, por una razón u otra, en la Historia del Cine español. Películas que presentan fieles (y muy críticos) reflejos de nuestra sociedad de cada momento y que, en muchos casos, tuvieron que vérselas con la censura del régimen de Franco. Maestros de ayer como Luis García Berlanga, Luis Buñuel, Juan Antonio Bardem o Fernando Fernán Gómez, conviven en nuestro top junto a nombres consagrados (y multipremiados) como los de José Luis Garci, Pedro Almodóvar, Fernando Trueba o Alejandro Amenábar, así como con reivindicativas y necesarias miradas como las de Fernando León de Aranoa o Icíar Bollaín. La sensibilidad sin límites de Isabel Coixet o Julio Medem, el gamberrismo de Álex de la Iglesia o Nacho Vigalondo, el radicalismo de Jaime Rosales o Carlos Vermut y los loables esfuerzos de nombres como Jaume Balagueró, Daniel Monzón o Juan Carlos Fresnadillo por situar el cine de género español a la altura de los grandes de Hollywood son solo algunas de las virtudes más valoradas a la hora de lograr representación en la siguiente lista de filmes que ningún buen aficionado al cine español debería perderse. Del mismo modo, sirve como oportunidad de abrir los ojos a quienes sigan manteniendo la tan manida (y equivocada) opinión de que en España solo se hacían películas sobre la Guerra Civil, de destape o “españoladas” al servicio de Alfredo Landa o la pareja Pajares y Esteso, por otra parte, estupendos cómicos a reivindicar. A continuación, las 100 del cine español para El antepenúltimo mohicano.

El Verdugo
1. El verdugo – Luis García Berlanga, 1963

En dura pugna con Plácido por ser el título más emblemático de Berlanga, finalmente me decido a otorgarle el primer puesto a esta inolvidable comedia negra, ganadora del Premio FIPRESCI en Venecia, que hace un contundente alegato contra la pena de muerte. Se nota la mano maestra de Rafael Azcona en el guión para sacar la carcajada incluso de las situaciones más crueles, haciendo que la odisea de José Luis (Nino Manfredi), resignado a seguir los pasos de su suegro (grande, enorme José Isbert) como verdugo, continúe funcionando con la misma eficacia que hace 50 años.
El extraño viaje

2. El extraño viaje – Fernando Fernán Gómez, 1964

Sobre un argumento de Luis García Berlanga, Fernando Fernán Gómez construyó su obra más memorable como realizador, digna de la medalla de plata en este top. A medio camino entre la comedia negra y el thriller criminal, la historia se basa en un escabroso suceso real conocido en la época como “el crimen de Mazarrón”, uno de los tantos que ocuparon las páginas del famoso periódico El caso. Carlos Larrañaga estuvo perfecto en su papel de galán, mientras que Tota Alba, Rafaela Aparicio y Jesús Franco lograron unas antológicas interpretaciones como el excéntrico trío de hermanos sobre el que recae la tragedia.
Viridiana

3. Viridiana – Luis Buñuel, 1961

La irreverente obra maestra de Buñuel ostenta el honor de ser la única película española ganadora de la Palma de Oro en Cannes. Hasta tal punto fue víctima de la censura que no pudo estrenarse en España hasta 1977, una vez muerto Franco. También estuvo prohibida en Italia a causa de la dura crítica que hacía al idealismo cristiano. Basada en en la novela Halma de Benito Pérez Galdós, la cinta muestra el obsesivo amor del viejo Don Jaime (magnífico Fernando Rey) hacia su joven sobrina Viridiana (Silvia Pinal en el papel de su vida), en la que ve reflejada a su difunta esposa.
Plácido
4. Plácido – Luis García Berlanga, 1961
Bajo el lema de “Siente a un pobre a su mesa”, Berlanga construye una de sus más incisivas comedias, salpicada de amargura, eso sí. Con un casting inmenso, del que destaca un inolvidable Cassen, el filme hace una despiadada crítica a la doble moral burguesa y su manera de ejercer la caridad cristiana. Fue nominada a la Palma de Oro en Cannes y al Óscar a la mejor película de habla no inglesa y, aunque se fue de vacío, sigue manteniendo intacta más de medio siglo después la vigencia de su mensaje.
El Espíritu de la Colmena
5. El espíritu de la colmena – Víctor Erice, 1973
El primero de los tres filmes (obras maestras todos) dirigidas por el poco prolífico Víctor Erice, ganador de la Concha de Oro a la Mejor película en San Sebastián. Ambientada en un pueblo de Castilla de la postguerra, hace un delicado retrato del mundo de la infancia y sus miedos, a través de la historia de dos pequeñas hermanas que quedan impactadas por el visionado de la película El doctor Frankenstein. La mirada de Ana Torrent nunca fue superada por ningún infante del cine español.
Muerte de un ciclista
6. Muerte de un ciclista – Juan Antonio Bardem, 1955
Considerada la obra magna de su director, fue calificada de gravemente peligrosa por la censura. Desde luego, la visión que daba de la burguesía de la época fue bastante audaz y demoledora, mediante la historia de una pareja de adúlteros (excelentes Alberto Closas y Lucía Bosé) que atropellan por accidente a un ciclista y, por miedo a que se conozca su relación, deciden darse a la fuga. Ganadora del Premio de la Crítica Internacional (FIPRESCI) en Cannes, la película es una impecable muestra de cine negro patrio que, visualmente, nada tiene que envidiar al llegado de Hollywood.
Bienvenido mister Marshall
7. ¡Bienvenido Mister Marshall! – Luis García Berlanga, 1953

Seguramente, una de las comedias más míticas de nuestro cine y la más popular de Berlanga. Ganadora del Premio Internacional a la mejor película cómica y una Mención especial en Cannes, ¡Bienvenido, Mister Marshall! es una lúcida sátira sobre la situación social y económica de la España de la época, mediante la historia de los habitantes del pueblo de Villar del Río, que se preparan con ilusión para recibir a los americanos que, con su Plan Marshall bajo el brazo, podría sacarles de la crisis. Especialmente inolvidables son los trabajos de Manolo Morán y el gran José Isbert.
Calle Mayor
8. Calle Mayor – Juan Antonio Bardem, 1956

Un año después de protagonizar la oscarizada Marty (Delbert Mann, 1955) junto a Ernest Borgnine, la actriz estadounidense Betsy Blair se metió en la piel de una solitaria y triste solterona de una ciudad de provincias que se convierte en objeto de burla para un grupo de amigos que juegan a enamorarla. Bardem nos ofrece un drama opresivo y cruel, maravillosamente interpretado, que adapta una obra de teatro de Carlos Arniches donde se muestra el papel que desempeñaba la mujer de la época y cómo el no haber encontrado un marido a los 35 años era visto casi como un fracaso vital. Nominada al León de Oro en el Festival de Venecia, finalmente se hizo con el Premio FIPRESCI.
El Cebo
9. El cebo – Ladislao Vajda, 1958
El director de la exitosa Marcelino Pan y Vino (1955) dirigió esta coproducción entre España, Suiza y Alemania, adaptación de una novela de Friedrich Dürrenmatt sobre un asesino de niñas que siembra el terror en un pequeño pueblo. No cabe duda de que estamos ante una obra a contracorriente dentro del cine español de la época; un thriller oscuro y audaz, muy en la línea de la también memorable M, el vampiro de Düsseldorf (Fritz Lang, 1931), que tocó un tema como la pedofilia en un momento controladísimo por la censura. Esto no fue obstáculo para que se estuviera en la Sección Oficial del Festival de Berlín. Como curiosidad, Sean Penn realizó una segunda adaptación de la misma novela bajo el título de El juramento (2001), protagonizada por Jack Nicholson.
Surcos
10. Surcos – José Antonio Nieves Conde, 1951
Obra cumbre del neorrealismo español, que rompió los esquemas del cine mayoritariamente propagandístico y folclórico de la época. Nominada a la Palma de Oro en Cannes, la película narra la dura historia de una familia de campesinos que emigra a Madrid en busca de una vida mejor y se topa de bruces con una realidad llena de penalidades. El excelente guión de Gonzalo Torrente Ballester y el propio director, lo tuvo complicado para sortear la puntillosa censura del régimen de Franco.

Recuerda la lista completa de las 100 mejores películas del cine español la tienes aquí.