Acabó la selectividad y ¿ ahora qué ?

Duda - John Patrick Shanley

“La duda puede ser un lazo tan poderoso y sostenedor como la certeza.”
Doubt (2008) Dir. John Patrick Shanley

Hoy que muchos jóvenes finalizan la selectividad y con ello sus estudios de bachillerato seguirá habiendo muchas dudas respecto al camino que tomar a partir de ahora. Otros en cambio habrán decidido qué camino elegir, ya que en breve la universidad les obligará a rellenar un formulario con sus preferencias académicas.

Estos son los motivos principales por los que los recién graduados en bachillerato eligen unos estudios superiores determinados:

1.- Muchos habrán decidido estudiar aquello que les asegura trabajo en el futuro. Nosotros no sabemos qué estudios son esos hoy en día. Mirando todas las estadísticas y estudios que se publican, no lo tenemos claro.

2.- Otros habrán decidido estudiar aquello que está de moda. Este año no sabemos si es ingeniería aeroespacial o biotecnología o criminología o … estudiar algo que está de moda mola, pero dentro de cuatro, cinco años, cuando hayas acabado tu grado y realizado el máster posterior al que te obliga el sistema educativo tradicional y caduco propuesto por el plan de Bolonia para trabajar en algo estandarizado y sistematizado, a lo mejor ya no está de moda. Porque las modas son así de fugaces, de hecho cada vez son más fugaces.

3.- Otros habrán decidido estudiar aquello que sus padres recomiendan. En un mundo donde, como comenta el prestigioso maestro Enrique Dans, el salto generacional es incuestionable y evidente, desgraciadamente muchos padres no ven el futuro sino el pasado.

4.- Por último, muy pocos, habrán decidido estudiar aquello que realmente les apasiona. Aquello por lo que su corazón da saltos de alegría, por lo que se le iluminan los ojos. Para unos será una fórmula matemática, para otros será pintar un cuadro, para otros cuidar un animal y para otros hacer cine o televisión. Estos jóvenes tampoco tienen asegurado el futuro. Lo siento pero quien te asegure el futuro en 2016 te está mintiendo. Pero sí que tienen asegurado ser dueños de su destino. Habrán elegido su futuro en función de su propio interés (razón) y de su propia pasión (emoción). Ya tienen algo ganado: está demostrado que la mayoría de las personas que triunfan en la vida, cuando triunfar es ser feliz y vivir de aquello que te hace feliz, se guiaron por su corazón a la hora de elegir su camino profesional. Tenían muy claro qué podrían aportar al mundo. Cual sería su granito de arena a la sociedad en la que vivían.

Nos ha tocado vivir momentos difíciles, pero no más difíciles que cualquier otro momento de la historia. Estamos inmersos en un cambio de era, de sistema. Quien no se haya dado cuenta aún le recomendamos leer al visionario Alvin Toffler quien hablaba de estas cosas hace ya ¡¡ 35 años !! Eso es lo que llaman crisis en los medios de comunicación de masas. En el futuro estudiarán esta época en los libros de historia, seguro, y no diferirá mucho de otras que nosotros estudiamos ahora. Pero para nosotros es el momento más importante, lógicamente, porque es el que nos afecta directamente.

El futuro está en manos de estos jóvenes que hoy terminan su selectividad y acceden a estudios superiores, sin embargo, desgraciadamente muchos desconocen la oferta formativa que existe pues en sus colegios e institutos sólo les ofrecen charlas sobre abogacía, economía, medicina, ingeniería, arquitectura…y no sobre nuevas tecnologías, artes, o similares. ¿ Cómo pueden saber los estudiantes que hay otras posibilidades, otros estudios ? Porque para que un joven pregunte por algo debe saber que existe. Según unos manuales de orientación académica editados por Deloitte para la orientación profesional hay casi 350 opciones de estudios (sólo en la universidad, no digamos fuera de ella que la oferta es casi infinita) y cada centro educativo, bachillerato o instituto, ofrece a lo sumo 5 ó 6 charlas orientativas profesionales. Algo falla en nuestro sistema.

Internet podría ser ese lugar mágico y maravilloso donde encontrar esta información, pero las búsquedas te dirigen siempre a páginas especializadas en “cursos” cuyas recomendaciones se basan siempre en intereses económicos que no tiene porque coincidir con los intereses del estudiante. Así pues, hay que buscar con cautela y paciencia y con un motor de búsqueda que se llama “tu pasión”, poniendo los términos de búsqueda de aquello que te gustaría hacer a ti en un futuro próximo. Y la búsqueda te puede llevar a estudios que no sean universitarios pero que te sirvan para trabajar.

Porque para algunas profesiones es imprescindible tener una cualificación universitaria de 4 años de grado + 1 año de máster con un coste no inferior a los 13.000 Euros por todo ese tiempo en una universidad pública ( en una privada hablaríamos de unos 40.000 ) si nos basamos en este documento de 2013 y actualizamos a 2016

Para otras muchas profesiones, como reportero de televisión, director de fotografíadirector de cine, guionista, realizador de televisión, productor de contenidos digitales audiovisuales o editor de postproducción y similares no sólo no es necesario tener una titulación universitaria, sino que una vez hayas acabado la universidad, para acceder a cualquier puesto de trabajo deberás demostrar lo que sabes hacer, no te bastará con un título, lo que puede llevarte a invertir una nueva cantidad en formación, esta vez práctica y especializada, en un centro de estudios como la escuela Septima Ars.

Lo vemos cada día, cada año. Muchos de nuestros alumnos vienen tras haber finalizado sus estudios universitarios porque, independientemente de dónde hayan estudiado, les falta el contacto con los equipos y tecnologías actuales, la formación con profesores que son profesionales en activo y no profesionales de la teoría.

Otros en cambio, son más prácticos, tienen más claro su futuro y su fuego interior les guía con más claridad, decidiendo incorporarse a Septima Ars directamente tras finalizar su bachillerato.

Las dudas son lógicas. Por eso en Septima Ars tenemos personas preparadas para asesorarte en formación de la industria audiovisual. Desde 1992 nos dedicamos a esta tarea y nuestros alumnos, venidos de los cinco continentes, trabajan no sólo en España, sino en todo el mundo. En caso contrario el complejo mercado nos habría obligado a cerrar hace tiempo. Nuestra mejor carta de presentación son precisamente jóvenes que un día estudiaron cine o televisión en Septima Ars y que hoy son profesionales, grandes profesionales. Anónimos en muchas ocasiones, pero felices de poder vivir de aquello que su corazón les hizo ver.

Y ahora que has acabado la selectividad ¿ Qué te dice tu corazón ?