Comienzan los rodajes de los primeros cortometrajes

IMG_20160222_115331

Como cada año por estas fechas los alumnos de los cursos de cine han comenzado a rodar sus primeros cortometrajes.

Tras un primer trimestre caracterizado por el aprendizaje especializado de las herramientas cinematográficas que a cada departamento de una producción corresponde, en este segundo trimestre y como si de equipos de producción profesionales se tratase, han comenzado a producirse, rodarse y finalmente montarse los primeros cortometrajes, que a modo de prácticas incluidas en los cursos tienen que llevar a cabo de forma conjunta todos los alumnos de cinematografía de la escuela que se encuentran matriculados en los cursos o diplomaturas.

Supervisados por los profesores estas prácticas sirven para tomar decisiones en situaciones reales, pues son los propios alumn@s quienes deben decidir no sólo sobre el guión o la planificación, sino también que material utilizar para iluminar, dónde colocar la cámara o con que actores / actrices trabajar.

Estudiar Cine en Madrid

Asimismo, es un momento importante para aprender a trabajar en equipo, poner en práctica los conocimientos adquiridos hasta la fecha y saber qué puede cada estudiante, en función de su responsabilidad, ofrecer al equipo y pedir a los demás relacionados con su función.

Por último es el momento de comenzar a ver resultados, de poder ver recogido el trabajo en forma de películas, en este caso cortometrajes, y de alegrarse por los buenos resultados que seguro que van a conseguir, además de ser autocríticos y buscar aquellos aspectos a mejorar en las siguientes prácticas, más complejas y largas, clave de nuestro sistema de aprendizaje basado en el método de prueba, error y mejora y gracias al cual muchos alumnos que han estudiado en Septima Ars hoy pueden desarrollar profesionalmente con garantías aquella profesión para la que se matricularon en nuestras aulas.

Estudiar Cine en Madrid Estudiar Cine en Madrid

Pero esa será otra historia de la que próximamente hablaremos, será cuando convirtamos Madrid en un gigantesco y extraordinario plató cinematográfico.