Datos, ¿pastilla azul o roja?

Innovación audiovisual

 

El blog Innovación Audiovisual publica hoy un artículo de Eva Patricia Fernández, profesora de la Asignatura de Distribución, Exhibición y Marketing del Curso de Producción Audiovisual de la escuela.

Ahora que está tan de moda el Big Data y su uso responsable nos preguntamos y ¿en el ámbito audiovisual podríamos utilizar apropiadamente los datos?.

Porque otra cosa no será pero nuestras imágenes son datos, editamos datos, producimos con datos…

Mejor leer su artículo, que está bastante más claro:

“Esto es una cuestión de retorno social, de hacer un mundo mejor. ¿Y si la mayoría de los problemas que tenemos se solucionaran con los datos? Muchos datos y en crudo, para luego enlazarlos. Actualmente estamos acostumbrados a clicar sin parpadear la política de cookies de las páginas web, esto significa que aceptamos benévolamente ser monitorizados para mejorar la experiencia de navegación por la web, pero ciertamente esta es una herramienta que se usa con fines publicitarios.

Los datos enlazados parten de la premisa de que hay muchísimo por explotar para todo tipo de fines. En las redes sociales podemos ver todo tipo de datos: públicos y privados, personales, de viajes, laborales, de menores. Son datos que ofrecemos a redes, por lo tanto les pertenecen. Casi todos estos servicios son gratuitos, así que no hay que olvidar que “si no pagas por el producto, el producto eres tú”. Pero luego hay otro uso de internet en el que conscientemente podemos ofrecer datos, hacer que formen parte de ese fabuloso Big data y entonces tratar de solucionar problemas. Quizás, el ejemplo más llamativo sea en terrenos de investigación y medicina. Pongamos que los pacientes o los hospitales abrieran los datos de los informes clínicos y posteriormente los cruzasen. Si fuera así, estaríamos más cerca de la medicina preventiva o del diagnóstico precoz en, digamos, las enfermedades raras.

Sin movermos mucho de la innovación audiovisual, en breve veremos un montón de muñecas orgullosas que lucen, por fin, el Applewatch. El wearable que ofrece lo increíble a los pudientes. Sabemos que se podrá hacer de todo con él: geolocalización, monitoreo físico o métricas, además de aprender de los propios datos que recibe. Es decir, se haga lo que se haga con el Applewatch, se van a generar datos personales. Por ello, Apple ha asegurado que no tienen intención de negociar con los datos obtenidos. Pero conscientes de la cantidad de información que cada usuario va a generar, Apple ha lanzado una plataforma de código abierto de intercambio de datos, Research Kit, destinada a la investigación médica…”

Leer el artículo entero: Datos, ¿pastilla azul o roja?