9 + 1 cosas que puedes hacer para desarrollar la escritura creativa

Carlos García Miranda es profesor de Guión de Televisión en Septima Ars

Carlos García Miranda es profesor de la asignatura de Guión de Televisión dentro del Curso de Guión Audiovisual y del Taller de Verano de Guión para Series de TV de la escuela, actividad formativa que compagina con la escritura de series de televisión, libros y artículos en prensa y blogs.

Su último post en el Huffington Post nos da 9 pautas para incentivar nuestra escritura y nuestra creatividad. Nosotros añadimos una más que es realizar el Taller de Verano de Guión para Series de TV que impartirá él mismo la primera semana de julio.

El artículo es tan interesante que te enlazamos aquí al artículo, del cual te adelantamos un extracto:

“1. Practica con tus historias favoritas

Escribir una historia de ficción desde cero es un reto que a muchos aspirantes se les hace cuesta arriba. Tanto que la mayoría de ellos tiran la toalla al no conseguir encontrar ese algo único sobre lo que escribir. La realidad es que dar con una idea buena, original y única es… casi imposible. Y es que lo de que hace tiempo que ya está todo inventado es bastante cierto. A veces resulta más productivo centrarse en algo sencillo, que se parezca a otras cosas, y esforzarse en el cómo contarlo, que es lo que puede marcar la diferencia. Un primer paso, a modo de ensayo, puede ser tomar prestada la trama de un libro que te haya gustado mucho, o una peli o serie. Puedes adueñarte temporalmente de sus personajes, del mundo en el que se mueven e inventar una nueva trama para ellos. Quizás una historia en la que el chico al final no consigue a la chica, o una en la que han pasado dos mil años y han despertado en el futuro. El caso es que al manejarte con unos personajes conocidos o una trama que ya has recorrido te será muy fácil llenas las páginas. Por ejemplo, ¿a qué podrías imaginarte un capítulo de Friends diez años después? Pues dale a la tecla y súbelo después a la web fanfiction.net. Hay millones de personas reinventando historias, y muchas de ellas hasta terminan publicadas en papel.

2. Dibuja

Puede que te suene raro, pero un buen modo de empezar a escribir es dibujando. No hace falta que seas Dalí; con que te defiendas haciendo garabatos con forma de chico o chica, suficiente. Y es que lo de dibujar viene muy bien para construir personajes, por ejemplo; así te haces una imagen más viva de ellos en la cabeza. Dibuja si son altos o bajos, el peinado que llevan, el estilo de ropa que visten y todas esas cosas que los caracterizan. Escribe su nombre en el encabezado del dibujo, y una especie de nube de tags con palabras que les definan a su alrededor. Así, cuando te pongas a escribir la historia que protagonizan, no te entrará ninguna duda de cómo se van a comportar. También puedes probar a dibujar el mundo en el que se mueven. Por ejemplo, si tu historia ocurre en un lugar como La Tierra Media, puedes probar a hacer un mapa, o dibujar los paisajes. Y si tus personajes se pasan las páginas en ciudades, barrios, casas u otros lugares que existen y conoces, dibújalos también. Te vendrá genial tener una referencia visual de esos espacios delante de ti mientras escribes para llenar las páginas de detalles.

3. Escribe en las redes sociales

Internet tiene su propio lenguaje, y cada red social su dialecto. Por ejemplo, los ciento cuarenta caracteres de Twitter han demostrado que el ingenio no tiene límites. Gracias a la red social del pájaro, los chistes han dejado de ser los de Jaimito, y ahora tenemos a personajes como Dios Tuitero o Kim Jong-un que nos sacan un par de carcajadas diarias. En Twitter también hay espacio para frases cargadas de sentimientos, como las de los Tuitpoetas que atraen a miles de seguidores. Y es que lo de Twitter no están tan lejos de lo que hizo Monterroso con su famoso microrrelato El dinosaurio (“Cuando despertó el dinosaurio todavía estaba allí”), que no llega a ocupar ni 140 caracteres. El caso es que puedes aprovechar esta red para desarrollar tu escritura creativa. Sigue a los mejores dentro del género en el que te quieres mover, aprende de ellos, encuentra tu estilo personal y ponlo en práctica tuiteando. Prueba también en Facebook, en el que incluso puedes escribir notas, o en Instagram, donde una imagen le puede dar más fuerza a lo que escribas. El caso es que te enfrentes con los nuevos medios y con su característica principal: el feedback. ¡Échale valor y al toro!..”

Leer el artículo completo http://www.huffingtonpost.es/