Akira Kurosawa, sus diez películas imprescindibles

Akira Kurosawa

Este artículo en Blog de Cine, aunque escrito hace ya unos años propone 10 películas de la filmografía del maestro Kurosawa, uno de los grandes directores de cine de la historia y de los que aprendemos mucho. Tal vez por eso es uno de los directores más recomendados en la escuela durante el curso

¿Estás de acuerdo? ¿Cuál incluirías tu en la lista?

“Como sabréis, el pasado martes se cumplieron cien años del nacimiento de uno de los más grandes directores de toda la Historia. El 23 de marzo de 1910 nacía en Tokio Akira Kurosawa, “El emperador”, el maestro japonés más occidental, el responsable de obras de arte tan influyentes como ‘Rashomon’ (1950) o ‘Los siete samuráis’ (1954). No hemos hablado mucho sobre este fundamental cineasta en Blogdecine, así que vamos a aprovechar su centenario para llenar un poco ese vacío.

Descendiente de auténticos samuráis, Kurosawa empezó su relación profesional con el cine en 1938, cuando se interesó por un programa de aprendiz de director organizado por un gran estudio, el mítico Toho (de donde sale Godzilla, por ejemplo). Tras trabajar como asistente de Kajiro Yamamoto, en 1943 tiene su primera gran oportunidad dirigiendo ‘La leyenda del gran judo’ (‘Sugata Sanshiro’), una película propagandística que obtuvo un gran éxito de público; inevitablemente, los inicios del cineasta están marcados por la segunda gran guerra y el control del gobierno japonés (si bien la censura no le dejaría pasar ni una escena romántica).

Siete años tras su primer film se estrenó ‘Rashômon’, ganadora del León de Oro en la Mostra de Venecia y de un Oscar honorífico (dicen que fue la razón de crear la categoría de “mejor película de habla no inglesa”); es el título con el que Kurosawa empieza a ser conocido y venerado internacionalmente. De fuerte carácter, con fama de gran perfeccionista en los rodajes y admirador confeso de John Ford, el japonés fallecería el 2 de septiembre de 1998, cinco años después de su último trabajo, ‘Madadayo’.

A continuación, diez títulos que ningún cinéfilo puede dejar pasar, las que considero que son las diez películas imprescindibles de Kurosawa. Echad un vistazo:

  • ‘El perro rabioso’ (‘Nora inu’, 1949)

Cine de Akira Wurosawa

En la Tokio de la posguerra, un joven detective ha perdido su pistola, y con ella su honor. Para colmo, el arma es usada para el crimen, por lo que el protagonista deberá hacer lo imposible por resolver el caso, en una búsqueda que le llevará por los bajos fondos de la ciudad. Por suerte no está solo, le acompaña un veterano policía del que aprenderá más de una lección. Una de las joyas de cine negro que rodó Kurosawa, asfixiante (casi se nota el calor) y entretenidisíma, protagonizada por los sensacionales Toshiro Mifune y Takashi Shimura.

  • ‘Rashômon’ (1950)

Cine de Akira Wurosawa

Una de las míticas, de imprescindible visionado para cualquier aficionado al cine. En esta ocasión, Kurosawa nos traslada al siglo XII, donde, bajo las ruinas de un templo, se habla sobre un complicado caso asesinato. Al parecer, un bandido ha sido acusado de haber matado a un señor feudal y de violar a su esposa, pero… ¿quién dice la verdad? La película se hizo famosa por su estructura dividida, para mostrar las diferentes versiones de los implicados en el crimen. Debería estudiarse en las escuelas.

  • ‘Vivir’ (‘Ikiru’, 1952)

Cine de Akira Wurosawa

Una de las películas más emocionantes de este genial cineasta. Protagonizada por un impresionante Shimura, ‘Vivir’ se centra en la reflexión y el cambio de actitud de un veterano y aburrido funcionario, que se da cuenta que ha estado desperdiciando el tiempo cuando se enfrenta al final de su vida. Preciosa, humana, crítica y, de nuevo, perfectamente digerible para el público occidental.

  • ‘Los siete samuráis’ (‘Shichinin no samurai’, 1954)

Cine de Akira Wurosawa

Japón, siglo XVI. Un pueblo de campesinos está harto de tener que entregar sus cosechas a una banda de ladrones, así que deciden contratar a un grupo de mercenarios para que los defiendan. Y así da comienzo una auténtica gozada de más de tres horas; fotografía impresionante, ritmo endiablado, personajes memorables, diálogos fantásticos, secuencias abrumadoras… Sencillamente, una de las mayores obras de arte que ha dado el cine…”

Leer el artículo completo en Blogdecine.com