Si eres montador audiovisual y buscas trabajo…

 Diario de un nómada

Cada día es imprevisible. Cada día ofrece nuevas oportunidades. Este es un ejemplo.

Anoche, por email, un amigo que no tiene nada que ver con el cine me enviaba este enlace con el mensaje “por si a tus alumn@s les interesa”. ¡ Y vaya si me pareció interesante ! ¡GRACIAS JORGE!

Acostumbro a recibir cada día muchos emails de gente del “sector” donde se ofrece a los alumn@s una “enorme” y “única” oportunidad de trabajar…gratis. Durante más de 20 años he aprendido a diferenciar entre las ofertas que son realmente interesantes para los alumn@s y las que sólo lo son para quien hace la oferta y recibe un trabajo gratuito, que desgraciadamente son la mayoría. A estas últimas, una vez leídas, no les hago caso.

A las primeras, como el caso de la que hoy aquí comparto hacemos mucho caso.

Hay personas, y empresas, que se aprovechan de estos momentos de crisis y que disfrazan de trueque algo que no lo es realmente por desequilibrado. Aún recuerdo el mítico caso, hace unos años, de una agencia que hacía un concurso para la realización de vídeos de un centro comercial donde no sólo había que hacer una “muestra” a medida sino que si además ganabas el “chollo” era trabajar durante un año gratis total haciendo todos los vídeos corporativos del centro comercial y por supuesto cediendo todos los derechos sobre el uso de los mismos. ¡Ah! Eso sí, se reservaban el derecho de decir que los habías hecho tú…aunque no te lo aseguraban. Dimos por hecho que la agencia trabajaría gratis durante el mismo tiempo para el centro comercial…¡qué ingenuos éramos! Por supuesto, no animamos a nuestros alumn@s a participar en algo así.

El caso que hoy nos ocupa es justo lo contrario y por eso merece la pena seguirlo con atención. Evidentemente quien lo promueve es una persona que sabe lo duro que es comenzar desde cero una aventura, en su caso varias, lo difícil que es conseguir que alguien te escuche… y por eso ofrece una gran oportunidad.

Difícil de conseguir, por supuesto porque seréis muchos los interesados, pero el ganador tendrá trabajo asegurado y pagado durante un tiempo. Y tras leer el post además verás que el trabajo tiene pinta de ser de los más divertido e interesante.

Ánimo a tod@s quienes queráis participar, os animamos a hacerlo de verdad porque propuestas así, desgraciadamente, no surgen todos los días.

“Me dijeron: no se puede hacer. Los profesionales que consulté sentenciaron que con el presupuesto que manejaba no podía ir ni a la esquina. Pero yo quería ir un poco más lejos. Quería cruzar Sudamérica en moto para realizar una serie para televisión. “Eso es algo así como el Long Way Round del Mc Gregor que salió en la BBC”, decían. “Puede funcionar, tienes gancho. Hemos visto algunos vídeos tuyos y no están mal. Pero la logística de producción es complicada. ¿Cuántos países quieres cruzar?”.

—Por lo menos diez—contesté—. El plan es viajar del Estrecho de Magallanes al Canal de Panamá. Unos 20.000 kilómetros y además hay que superar el Darién en barco.

Hacían números, sumaban, restaban y entonces me ponían delante un presupuesto para cuatro meses, cinco personas desplazadas, dos vehículos, un productor ejecutivo en España, una secretaria, seguros sociales, coberturas, teléfono satélite, sueldos a tutiplén, y aquello salía por quinientos mil euros. Yo miraba mareado el presupuesto, musitaba que no tenía ese dineral. Volvían a coger el papel, restaban, borraban, modificaban y lo dejaban afeitado en “solo” 360.000 porque se podía prescindir de la secretaria y alguna cosa más. “Es lo mínimo”, remataban. “Por debajo de eso el riesgo es inasumible.”

Diario de un nómada

Decidí hacerlo a mi modo junto a mis amigos de Malévolo. Hice lo mismo que con mi libro Un millón de piedras. Después de seis ediciones, me decían que su recorrido comercial estaba agotado. Así que recuperé los derechos y lo reedité bajo mi propio sello: Silver Rider Prodaktions. Me había convertido en editor y ahora me convertía en productor. Compré el material técnico de más alta calidad que pude pagar y me fui con un cámara profesional, un alpinista de élite y una pick up 4×4. Entre Antonio Piris, Heber Orona y yo rematamos el viaje en tres meses por menos de la mitad de la mitad imprescindible.

Diario de un nómada

En este tiempo he ejercido de guionista, redactor, actor y transportista. Asumí todo el riesgo. A mi regreso enseñé el material y firmé el contrato con RTVE. Los montadores trabajan ahora mismo a marchas forzadas para entregar en septiembre los trece capítulos de 30 minutos que serán Diario de un Nómada…” 

Leer el artículo entero: www.unmillondepiedras.wordpress.com